Quienes Somos


En Japón el término sakura se utiliza para referirse a la flor de cerezo o al árbol del cerezo.
Para los antiguos samuráis, la flor de cerezo simbolizaba la fragilidad y lo efímero de la vida, asociada a la vida de los samuráis. El ideal del samurái era vivir con pasión y con belleza el tiempo que nos toque vivir.
Por eso este precioso árbol está dedicado a una nueva mujer “samurái”, una mujer que dentro de su delicadeza, de su amor, de su sensibilidad y fragilidad, es una mujer fuerte, segura, que en su interior que esconde una belleza única y personal, que sólamente cuando decide creer en ella y exteriorizarla se siente capaz de cambiar el mundo y de vivir intensamente.

Mujer “samurái”

Por eso este precioso árbol está dedicado a una nueva mujer “samurái”, una mujer que dentro de su delicadeza, de su amor, de su sensibilidad y fragilidad, es una mujer fuerte, segura, que en su interior que esconde una belleza única y personal, que sólamente cuando decide creer en ella y exteriorizarla se siente capaz de cambiar el mundo y de vivir intensamente.

Sakura woman

Sakura woman es esa mujer que nunca deja de soñar, confiada que convierte su crecimiento personal interior en un poder y una fortaleza única.

La flor de cerezo

La flor de cerezo o sakura y su breve florecimiento se asocia con la temporalidad y la  belleza y la vida, pero también con el ciclo de transformación de la vida, por lo que también se asocia al renacer.

Y es en este renacer donde encontramos a la mujer Sakura, en la mujer samurái que decide renacer, brillar, potenciando su feminidad y la delicadeza que representa.